Los diálogos de Valentín

–¿Es difícil amar?

–Es casi imposible. La mayoría solo puede anhelar poseer.

–El Diablo inventó las palabras, los lenguajes y las líneas rectas; Dios nunca las ha necesitado.

–¿En libertad podrás amarme?

–Nunca, eres mía o de nadie.

–¿Las transacciones comerciales contienen también amor?

–Depende de tu idea de amor; Jesús amó a sus semejantes por igual.

–Yo quisiera oírte decir que me amas más de lo que amó Jesús al mundo.

–¿También quieres que te diga que existen los Reyes Magos?, por un Diego y una Frida te digo hasta que la tienes como telescopio.

–¿Se puede amar a dos personas por igual?

–Se puede amar por igual a todas las personalidades que pueda contener tu mente.

–Me refiero a un amor intenso, de alma gemela.

–Las almas gemelas no existen, todos venimos de una sola alma y somos un solo espíritu. Por otro lado, solo te amas a ti mismo; el amor que crees tener por otras personas es el amor por tu reflejo en ellos.

–Te cuento una historia: “había una vez, en un reino muy lejano, un jovén príncipe que se debatía entre el amor de dos princesas, ambas tan bellas y gentiles, que al príncipe se le acongojaba el corazón cuando pensaba en escoger a una de ellas…”

–Dejá de acostarte con el novio de tu hermana, el no es ningún príncipe ni tu una princesa.

–¿Morirías por amor?

–¿Vale la pena morir por algo más?

(la dama se levanta con una sonrisa y los ojos llenos de lágrimas, se despide y abandona la habitación)

–Estaba siendo irónico, prefiero morir por una cerveza.

–Eres demasiado cruel para ser Cupido.

–Espera a que sea Navidad y te sientes en la piernas de Santa Claus, él es un cerdo.

–¿Por qué es tan difícil encontrar a alguien que me ame?

–Nadie te va a amar si tú no te amas a ti misma.

–Esa es una frase trillada, quiero una mejor respuesta.

–Encierrate en un convento hasta que seas capaz de soportar estar sola, entónces encontrarás una mejor respuesta.

–¿Harías cualquier cosa por dinero?

–Harías más por obtener poder, estoy educado a la antigua.

–¿Por qué dedicas tu tiempo a dar consejos amorosos, si es obvio que no te gusta?

–Llevo mil quinientos años atado a un árbol, con estas tres flechas clavadas a mi torax, diciendo las mismas obviedades que la gente decide seguir ignorando; ¿quiéres desatarme para que te lo explique con dibujitos?

–Un momento, a San Valentín le cortaron la cabeza…¡Tú eres San Sebastián! ¡Impostor!

–Te aplaudiría si me soltaras las manos, ¿me harías el favor?

–¡Sigue sufriendo por mentiroso!

(San Sebastián da un profundo suspiro, ha vivido tantas veces esta escena que ya no tiene ánimos para enojarse)

–¿Puedes al menos subir mi foto a redes sociales y denunciar esta farsa? Así al menos me dejaran descansar.

https://www.periodicolahora.com/Espectaculo/Homenaje-a-Valentin-Elizalde-en-el-Palacio-de-los-Deportes-atrae-a-cientos-de-fans

Anuncios

Un comentario en “Los diálogos de Valentín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s